Gastos, ruta y consejos (Argentina y Chile)

Para todas aquellas personas que quieran vivir la misma aventura, en este post os vamos a explicar desde nuestra experiencia la ruta que decidimos, el presupuesto que utilizamos, cómo ahorramos, y algunos detalles que os serán útiles.

Nuestro viaje se divide en 3 partes: llegada a Buenos Aires y estancia con la familia, visita al norte (Corrientes, Misiones, Cataratas de Iguazú, entrada a Paraguay y Brasil), y por último y la mejor parte, EL GRAN VIAJE!!, recorrido de todo el sur de Argentina y Chile (bajando por ruta 40 y subiendo por ruta 3), aquí sí os vamos a detallar mucho más.

  • Buenos Aires:  Durante el primer mes estuvimos viviendo en familia y apenas gastamos. Pero atentos a los consejos que os vamos a dar a continuación.DSC_0010

– TRAIGAN EUROS EN EFECTIVO: Lo que aprendimos en esta primera etapa es que si viajan a Sudamérica traigan dinero en efectivo encima (euros o dólares),  y al llegar vayan cambiándolo a medida que vean. Obviamente hay que ir con cuidado, y no es lo mismo traer dinero para un viaje de un mes, que para un año. Pero sí tener en cuenta que el euro tiene más valor que el peso, y si lo cambian a familiares o en el mercado negro van a salir ganando. También hay que saber que en muchos lugares no se puede sacar dinero, los cajeros tienen un límite muy bajo, te cobran mucha comisión y muchos ni aceptan tarjetas extranjeras aunque en España te digan que no vas a tener ningún problema. Es así. Las tarjetas únicamente deben usarse para comprar y pagar en restaurantes (si os aceptan la tarjeta).

– MERCADO NEGRO: No cambien todos los euros enseguida! Háganse un presupuesto de lo que van a necesitar y cambien esa cantidad y miren de guardar el resto. Por ejemplo, en el aeropuerto el cambio es malísimo, nosotros solo cambiamos unos 110 € –> 660 pesos (a 6), y después al llegar a Luján los familiares nos cambiaron a 7, y si te desplazas hasta las casas de cambio y preguntas a la gente que hace cola para entrar si quieren euros te dirán que sí, llegas a un acuerdo con ellos y puedes cambiar hasta a 7’5 (110 € –> 825 pesos).  

Si necesitan sacar dinero y no saben cómo, también cabe la posibilidad de que os envíen dinero por correo (western union). Sale mucho más a cuenta que os envíen unos 1000 euros de golpe desde España que no ir sacando dinero de un cajero.

  • El norte de Argentina (Corrientes, Misiones, Cataratas de Iguazú,…): En el norte olvídense de bancos y tarjetas, allí sí que hay que ir (y dormir) con el dinero encima. El norte es mucho más barato que el sur, además tuvimos la suerte de poder dormir en las cabañas del abuelo de Abdón y volvimos a ahorrar bastante más. Ustedes dirán que así cualquiera viaja…. y sí, tienen razón. Lo único en lo que invertimos algo de dinero fue en la visita a Puerto Iguazú y a sus Cataratas. La entrada al Parque Nacional nos costó unos 160 pesos a mí (turista), y unos 55 pesos a Abdón (nacionalidad argentina), y actualmente debe haber subido la tarifa unos 10 pesos.  Dentro del parque hay un par de excursiones como meterse con el barco bajo las cataratas (300 pesos en ese entonces). Además de ver las cataratas por parte de Argentina, nos recomendaron verlas también desde el lado de Brasil, cosa que nosotros no hicimos. Una estancia en Puerto Iguazú sale por unos 90 pesos en hostel/ 150 pesos en hotel ( 12 – 25 €), en el tema comida ahorramos bastante comprando en un supermercado y cocinando en el mismo hotel, pero si deseas comer fuera te puede costar unos 30 pesos ( 5 euros). El truco para no salirse del presupuesto es pensar en pesos, no en euros, porque sino todo parece que está tirado de precio y el dinero te vuela.DSC_0753

– ZONA LIBRE IMPUESTOS: En Paraguay todo es mucho más barato, muchos brasileños y argentinos cruzan la frontera para hacer sus compras en Ciudad del Este, zona libre de impuesto. Allí por ejemplo nosotros nos compramos una tablet Acer de 12 pulgadas por 230 €, y una tienda de campaña muy barata pero que no duró nada y tuvimos que comprar otra durante el viaje al sur. Por eso hay que ir con mucho cuidado en comprar según que cosas en Paraguay, te quieren vender todo! y con esos precios uno se vuelve loco, por eso hay que saber que la electrónica es muy barata pero obviamente no es de muy buena calidad, una caprichada como es la tablet está bien para lo que la utilizamos, pero cámaras de fotos y demás no lo recomiendo. Lo que sí vale la pena comprar allí es el alcohol y los perfumes. El resto, ropa y demás, olvídense porque la calidad es muy mala.

En Brasil sólo estuvimos un día también, entramos y salimos por Sao Borja el mismo día porque íbamos con unos argentinos de compras, pero actualmente está muy difícil entrar en este país siendo español. Te piden un montón de papeles, reserva del hotel/albergue donde estarás o carta de invitación si estás en una casa, demostrar el dinero que tienes para estar allí, billete de ida y vuelta del país, etc. Por eso nos quedamos con las ganas y lo dejamos para un próximo viaje preparado con más antelación.

  • VIAJE A LA PATAGONIA!!!: Aquí sí, prepárense porque esta etapa del viaje fue inolvidable y lo mejor es que fue totalmente improvisada sobre la marcha. Lo único que teníamos claro es que queríamos bajar de Buenos Aires por la ruta 40 hasta Ushuaia y subir por la 3.DSC_02531293620497

Este etapa duró exactamente 60 días, y nos gastamos un total de 9800 pesos, unos 1400 euros aproximadamente. Pasamos por más de 50 ciudades y pueblos diferentes, y recorrimos un total de 6.600 Km. Todo a dedo y mochila.

– HACERSE UN PRESUPUESTO: Aquí nuestro presupuesto se limitaba a unos 200 pesos por día / 2 personas, que iba incrementando a medida que bajábamos más al sur ya que los precios eran más caros. Calculamos unos 100 pesos en comida por día (15 €) y otros 100 pesos en camping o hostel (si la tienda de campaña paraguaya nos fallaba…) Todo esto siempre entre los dos. Después hay que sumarle las entradas a los parques nacionales como el perito moreno, los parques de toda la zona los andes, etc… y un plus por si necesitan recargar el móvil, comprarse agua, o algún gasto inesperado.

– VIAJAR A DEDO: Empezamos desde Open Door, Buenos Aires y nos costó un poco salir a dedo… El truco está en ir a los molinos,  “playas de estacionamiento”, o gasolineras donde están los camiones esperando para salir de viaje, e ir a hablar directamente con los camioneros. Normalmente no te ponen pegas en llevarte, aunque cada vez hay más control y sus patrones no les permiten llevar a gente por el tema de la seguridad. Pero si hablas un rato con ellos y les explicas tu viaje no tardan en decirte que sí. Eso sí, no hagáis como Abdón y a la primera de cambio os pongáis a roncar haha, porque si te levantan los camioneros es más que nada para que les hagáis compañía.

– DÓNDE ACAMPAR Y COMPRAR: La primera noche la pasamos en Bahía Blanca, la segunda en Neuquén y al tercer día ya estábamos en Junín de Los Andes disfrutando de sus lagos y senderos. Para disfrutar al máximo y ahorrar aconsejamos que no acampen en los pueblos como Junín, San Martín,… sino que vayan a los parques nacionales donde está el paisaje más impresionante y duerman enfrente los lagos, compren pan y pastas caseras a la gente nativa (ya que les hacen un favor a ellos y otro a su bolsillo). Y mientras respeten la naturaleza, no dejen suciedad ni hagan fuego, estará todo bien.

– OFICINA TURISMO: Lo primero de todo que hacíamos al llegar un lugar nuevo era ir a la oficina de turismo a pedir un mapa de la zona y preguntar por los campings gratuitos o más baratos. Y siempre y muy importante, procurar estar instalados antes de que caiga noche. Calcular el tiempo que falta para que el sol se ponga y saber dónde va a pasar uno la noche, (sea en un camping, un hostel o una casa) prepararse, montar la tienda de  campaña y tenerlo todo listo para cuando oscurezca.

– HABLAR CON LA GENTE: Otro consejo que a nosotros nos vino muy bien para ahorrar y conocer gente nueva, es el de ir a una casa y preguntar si te dejan acampar en su jardín. Creo que nunca nos dijeron que no. La gente es muy hospitalaria, y enseguida te ofrecen comida, una ducha de agua caliente, y hasta una cama. Al principio da poco de vergüenza, uno no está acostumbrado a mendigar por las casas, pero cuando ves como responde la gente piensas que eso es mucho mejor que un hotel de 5 estrellas.

– APROVECHAR EL AGUA: Sobre el décimo día, yendo por la ruta 7 lagos, acampamos en el campo de unos mapuches muy simpáticos frente al río que desemboca en el Lago Pichi Traful. Un lugar increíble. Otra cosa a tener muy en cuenta son todos los lagos, ríos, y riachuelos que corren por toda la cordillera de los Andes. En muchos campings te hacen pagar por ducharte. Nosotros como siempre nos bañábamos en los lagos, …la cara, los dientes, todo! (Intenten hacerlo con jabón ecológico para no contaminar los lagos) El agua está congelada pero te deja como nuevo. Y siempre que podíamos no dudábamos en llenar la botella de agua que compramos a principio del viaje en los ríos, el agua está deliciosa y toda agua que corre es apta para beber. En Argentina una botella de agua te puede costar 10 pesos, nosotros durante el viaje al sur (60 días) compramos sólo una. Y estamos vivos 🙂

Un consejo es que pasen por Villa La Angostura y sí o sí vayan a ver todos los miradores. Los miradores están en el sendero yendo para el bosque de los Arrayanes. Este sendero lo puedes hacer caminando, en barco o en bici. Nosotros queríamos hacerlo en bici y menos mal que no lo hicimos porque tienes que estar muy en forma, sobretodo si eres chica. Hay grandes pendientes en las que tienes que cargar la bici sobre la espalda y tener cuidado de no resbalar por el acantilado. Si tienes vértigo, olvídate.  Nosotros hicimos caso a un señor que conocimos y creo que elegimos la mejor opción. Para ir fuimos en un barquito, y para volver caminamos los 12 Km a pie. Fue fantástico! Y repito, cuando vean los carteles de “mirador…” vayan! porque será lo mejor del viaje!

– CÓMO CRUZAR LA FRONTERA: Cruzamos de Argentina a Chile dos veces. Primero por Futaleufú, y después por Cerro Catillo. Es muy fácil, no te ponen ningún problema, solo necesitas el pasaporte y después te hay un pequeño control de alimentos en el que no se pueden pasar carne, leche, miel, verdura… Para viajar a Argentina no se necesita ningún visado, simplemente al llegar te ponen en el pasaporte que tienes 90 días como turista y como nosotros ya pensábamos cruzar a Chile, Paraguay y Brasil, sabíamos que al cruzar nos darían 90 días más. De esta forma tu puedes estar el tiempo que quieras siempre que antes de los 90 días salgas y entres de nuevo al país.

Después volvimos a entrar a Argentina por Tierra del Fuego y llegamos hasta Ushuaia, conocida como la ciudad más austral del mundo. Al llegar nos enteramos que todavía hay una isla muy pequeña un poco más al sur donde se encuentra Puerto Williams.  Pero como no entraba en nuestro presupuesto y el lugar es bastante caro decidimos dejarlo y volver a subir por la ruta que teníamos prevista hasta Rio Gallegos, Puerto Madryn, y de nuevo Buenos Aires. El resto del viaje no tiene mucho más misterio. Siguiendo los consejos anteriores y los de la gente que iréis conociendo durante la ruta, es imposible que este viaje no se convierta en una experiencia inolvidable.

Ya habéis visto como no se necesita ni mucho dinero, ni mucha experiencia. Sólo un espíritu aventurero, muchas ganas de conocer mundo y muy buena onda!

Llegamos al fín del mundo!!!!

Durante este viaje nos estamos dando cuenta de que una de las cosas más difíciles es controlar nuestra mente. Viajar por la Patagonia es luchar por estar despierto para salir al alba después de no haber podido pegar ojo en toda la noche a causa del frío; hacer un largo viaje en coche y desesperarse por intentar saber cuál de los pueblos por los que se pasa es el que se quiere visitar; un arduo y largo camino andando hasta la frontera, y hacer autostop bajo la lluvia toda una tarde hasta que el gordo empieza a perder sensibilidad…y efectividad. Mantener los pies siempre en la tierra cuando nos suceden cosas increíbles, conservar la calma cuando la suerte no parece estar de nuestra parte, y todo catapultando nuestra mente de un extremo emocional al otro. Esto si que es, sin duda, el mayor reto de todos.DSC_0431-903287302

Nos dejaron en la frontera argentina donde hicimos los trámites correspondientes para cruzar de nuevo a Chile. Esta vez esperamos tener más suerte en el país. Empezamos esperando unas dos horas a que alguien nos levante, intentamos obviar que los chilenos son mucho más reacios y pasamos a caminar otras dos horas con fuerte viento en contra hasta llegar a Cerro Castillo, primer pueblo chileno que hay junto a la frontera. Allí encontramos el cruce para seguir hasta el Parque Nacional de Torres del Paine, pero ninguno de los dos estábamos muy convencidos de querer visitarlo, así que seguimos nuestra intuición, y como el único coche que pasó se dirigía para Puerto Natales fuimos con él.DSC_0432-774350153DSC_04241325713324DSC_0443-1710347643DSC_0440664147719

Puerto Natales nos pareció un pueblito de pescadores muy distinto al resto, pequeño pero con un encanto muy especial. Sus casitas de madera con tejados de chapa de diferentes colores, su pintoresca costanera, el ambiente de sus calles,…

DSC_04441432351710
Después visitamos Punta Arenas, la última ciudad del sur de la patagonia chilena que visitamos. Era lindo para ser una ciudad, muy parecido a Puerto Natales pero multiplicado por 10.DSC_04551307473595DSC_0453-1702952873

Durante nuestra estancia en Chile y Argentina nos dimos cuenta que, aunque parezca mentira, todavía sigue latente la frustación que tuvo Argentina con Chile porque estos ayudaron a los ingleses en la guerra de las Malvinas. No se pueden ver, sobretodo en el sur, donde argentinos y chilenos comparten la isla de Tierra del Fuego.
DSC_0460-1961763000Nuestra despedida de Punta Arenas fue igual que la primera vez que entramos en Chile, nos llovió todo el día. ¿Será casualidad que en 34 días que llevamos viajando, los únicos dos días que llovió estábamos en Chile? Después de 3 horas bajo la lluvia pasó una furgoneta con matrícula argentina y Abdón fue a preguntar. El chico de la furgo dijo que iba hasta Río Grande!! a 200 y pico de km de Ushuaia!! por ahí nos ahorrábamos dos días de viaje y era lo mejor que nos podía pasar. No lo podíamos creer, subímos al auto y cruzamos con él el estrecho de Magallanes y Tierra de Fuego, llamada así porque cuando los colonizadores llegaron se encontraron con llamaradas de fuego que salían de la tierra . Nosotros, como entrámos de noche, pudimos presenciar la misma escena. Estaba lleno de campos de petróleo y algunos estaban prendidos para quemar el “gas malo”, era increible.

DSC_0598-2125864125Como llegamos a Río Grande a la madrugada, Flavio, el chico que nos acompañó nos ofreció quedarnos en su casa. Seguimos fascinados con la gente que conocemos durante el viaje…es increible la amabilidad y la gentileza de los argentinos. Estuvimos una semana en casa de Flavio, viendo pelis cada noche, cenando junto a su familia, charlando hasta las tantas,…nos trataron súper bien.

Aquí salen, de derecha a izquierda, Flavio, su hermano Adrián, y Abdón.

DSC_06061398672764Aprovechamos también que Abdón tiene família en Río Grande para visitarles y estar con ellos. Aunque Río Grande no es gran cosa, pasamos unos lindos días gracias a la compañía. Río Grande es una de las ciudades de Argentina que más dinero mueve, tiene muchas fábricas, estancias y campos petroleros. Pero es una ciudad que deja mucho que desear, parece un polígono industrial grande.

DSC_0466-1903322804

Desde Río Grande fuimos junto a sus tío Javier y Claudio hasta Ushuaia, primero paramos por Tolhuin. Tolhuin es un pequeño pueblo junto a un lago con agua cristalina, parada obligatoria a todos los que se dirijan a Ushuaia.DSC_04771485818652DSC_05181237633185DSC_0507-393263805

Después pasamos por Lago Escondido, y finalmente llegamos a la ciudad más austral del mundo, Ushuaia.

DSC_0544607627307DSC_0564-1580552414DSC_0558-1202009282DSC_0560420430858

“Ushuaia, fin del mundo, principio de todo”, capital de la provincia de Tierra del Fuego y la Antártida. Situada en el sur del sur de América posee la prisión más austral de el mundo. Bueno, en definitiva, a todo lo que está en Ushuaia le ponen el mismo lema “el tren del fin del mundo”, “el barco más austral del mundo”, “la pizzeria más austral del mundo”, “el faro del fín del mundo”,…todo! y la verdad que no es así, porque el fin del mundo se encuentra en Isla Navarino, una Isla que pertenece a Chile y que se encuentra justo debajo Ushuaia. Nosotros queriamos visitarla pero es carísima… y después descubimos que al sur de esta otra se encuentra otra isla más pequeña que es Cabo de Hornos, el verdadero fin del mundo. Nada que ver, así que lo dejamos pendiente para otra vez.

DSC_05521026628726DSC_05951797508468Haber recorrido mas de 4000 km y llegar hasta Ushuaia es para nosotros toda una satisfacción.   Pasar por lugares unicos y conocer gente maravillosa nos ha hecho sentir privilegiado.

Actualmente estamos subiendo por ruta 3, para el próximo post esperámos haber visto pingüinos, leones marinos, y ya que no llegamos a la temporada de ballenas, nuestra intención es poder contemplar la caza de las orcas, que son en marzo.

Saludos a todos/as!!

Abdón y Laura.