Día de locos en Open Door

DSC_14331-2050011204A punto de salir para la Patagonia les escribimos el ultimo post desde la localidad de Door, Buenos Aires. Open Door se formó a partir de la construcción del hospital psiquiátrico, que inauguro el doctor Domingo Cabred a principios del siglo XX como “Colonia Nacional Neuropsiquiátrica Domingo Cabred”, que con su sistema terapeutico de Puertas Abiertas le dio nombre a la localidad. La colonia, llamada tambien “clinica del infierno” o El Cabred”, era conocida como el manicomio mas lujoso de Argentina de aquella época. Al ser una de las pocas “atracciones” de la zona, por lo hermosa que nos dijeron que es la colonia, y tras escuchar varias historias contadas por sus vecinos, decidimos que no podiamos irnos sin hacerle una visita.DSC_1466-1985054870DSC_1436-618013548DSC_1473-1950904163

Después de dos intentos sin éxito para entrar al tercer dia logramos una cita con el director del centro. Tras preguntarnos por la naturaleza de nuestra visita y advertirnos de que hay pacientes con graves problemas mentales y que el centro no se hace responsable de ningún tipo de agresión por parte de los pacientes hacia nosotros, conseguimos entrar.

DSC_14981168265037DSC_14581521144888La primera impresión al caminar por la colonia es la de estar en una película de zombies. Los pacientes sedados deambulan por las calles y se te acercan lentamente con curiosidad, alguno te saluda, otro te pregunta a quien vienes a visitar,… Todos los pacientes son varones, y además de enfermos mentales también hay terminales graves y actualmente ingresan muchos drogodependientes y asesinos que deberían estar en la cárcel pero los toman por locos. La colonia es como un pueblo en medio de la naturaleza, tiene un parque de unas 600 hectáreas lleno de enormes árboles que sombrean el paso que cruza entre edificio y edificio, los cuales se dividen en: pavellones, geriatricos, centros de rehabilitación, talleres actualmente fuera de servicio, la dirección de todo el hospital, incluso hay casas y hostales para los médicos que trabajan en el centro.DSC_1510235050264

DSC_1512-153496864DSC_1486-753780501DSC_1481-699255365Estuvimos más de tres horas paseando por el lugar, siempre respetando a los pacientes que nos observaban tras enormes ventanales rotos, rejas oxidadas o fachadas hechas polvo. Los edificios nos fascinaban! Aunque muchos parecían estar en ruinas adentro seguían en funcionamiento. Los mirabamos y no podiamos evitar preguntarnos cuantas historias guardarían esas paredes, cuantos pacientes estan dentro sin que sus familiares lo sepan, cuantos cadáveres estan perdidos entre los arboles de ese gigantesco lugar,…era escalofriante imaginarse pasear por allí de noche. Aun asi nosotros no tuvimos ninguna sorpresa desagradable y encontramos interesante la visita.DSC_1505-1310297244

DSC_1441-1697370633DSC_1485797061138DSC_1452-615346994