Chaltén, ruta 40 y glaciar Perito Moreno

DSC_0119-1902794731Como se suele decir, la ruta 40 es todo un desafío para los viajeros, sobretodo si como nosotros viajan a dedo. Viajar con la vejiga a punto de rebentar, con las maletas en la caja del coche y sentir un tremendo alivio al ver que no las perdimos por el camino, quedarse horas tirado en medio de la nada y ver como hasta los avestruces se ríen de ti,… En este post les contaremos desde nuestra propia experiencia que efectivamente la RN 40 es totalmente una aventura por sí sola.

DSC_00761750394431Cruzamos la frontera chilena por Los Antiguos, una pequeña localidad a orillas del lago Buenos Aires. De nuevo en Argentina nos levantan con facilidad y llegamos para pasar la noche en Perito Moreno. Ya entramos en la provincia de Santa Cruz! A la mañana siguiente madrugamos para hacer dedo en la ruta, pasamos caminando a unos mochileros franceses que ya llevaban 2 horas haciendo dedo y nos sentimos como concursantes del programa Pekín Exprés. “Seguro que llegamos antes que ellos al Chaltén” decimos. Cuando empezamos a cantar para matar el aburrimiento se para el primer coche. Tan solo va hasta el cruce de las cuevas de las manos, a unos 118 km nada más. Nosotros sin pensar, subimos. No sabíamos que en ese lugar no había absolutamente NADA. Cuando nos dejaron allí, se nos quedó cara de idiota, no sabíamos si reír o llorar. No pasaba nadie, tan solo algunos guanacos (llamas de la patagonia) y pocos avestruces.DSC_0100-1909180053DSC_00881-48569954
DSC_0111-2121356700El panorama era desolador. Después de hora y media esperando decidimos empezar a caminar, 15 km pensábamos que habría hasta el pueblo más cercano… Otra hora y media después pasó un coche y por suerte nos levantó!! “Estáis locos” nos decía el hombre, “hay como 80 km hasta el próximo pueblo”
DSC_0112-1966713955¿Pueblo? Llegamos a Bajo Caracoles, había unas 10 casas y un bar. Nuestra cara ya era un poema. Estuvimos todo el día sentados en la ruta esperando que pasara alguien. 5 coches, y ninguno paró. Al final tuvimos que pasar la noche en una especie de Hostel que era cualquier cosa. Fuera hacía unas rachas de viento de hasta 90 km hora, nos cocinamos con nuestro camping-gas un arroz hervido y allí pasamos la noche para volver a intentar hacer dedo al día siguiente.

DSC_0122-1798535478DSC_0117946159195Más de 5 horas estuvimos tirados de nuevo en la conocida ruta 40, hasta que llegaron a la vez un bus con destino al chaltén del cual bajaron los mochileros franceses que vimos en Perito y una furgoneta de turistas que iban en la misma dirección. El bus nos cobraba 600 pesos, y por suerte la furgoneta aceptó llevarnos gratis pero metidos en la caja.

DSC_01291122112036DSC_0124-1546197087

DSC_01421533253200DSC_0135594251869DSC_0133-885863470
Estuvimos 7 horas sentados en la caja, muertos de frío y con un viento impresionante. Pero sin lugar a duda, la mejor manera de disfrutar de todo el paisaje de la Patagonia. Fue una experiencia única.

DSC_0221-104030158DSC_0229-1554928128El Chaltén, capital nacional del trekking en el que pasamos 3 extraordinarios días. Nos enamoramos de esta pequeña localidad que se fundó hace tan solo 27 años y creció desmesuradamente los últimos 5. DSC_0228640518615DSC_0226-2123551420

mirador cerro castillolaguna capriHicimos dos caminatas, la primera de 3 horas por el valle Fitz Roy hasta el mirador Cerro Torre donde pudimos disfrutar de los antiguos bosques de lengas y ñires, y cóndores sobrevolando la zona.DSC_02531293620497
La segunda excursión fue hasta el mirador del Glaciar de Piedras Blancas, estuvimos unas 7 horas y es una caminata que invita a conectar de pleno con la naturaleza. Primero descubrimos la laguna Capri con el Fitz Roy reflejada en ella., justo en ese momento empezó a nevar.DSC_0259-1803545960glaciar piedras blancas Después continuamos por un tupido bosque hasta que llegamos a un mirador desde donde se podía apreciar un primer plano del Glaciar Piedras Blancas.
DSC_0274208414061En el camino de vuelta vimos un par de escaladores que emprendían una expedición acompañados de llamas cargadas con el equipamiento.

DSC_0291-1819922489DSC_0292-1254268797

Llegar a Calafate nos resultó mucho más fácil. La ciudad, sin ningún atractivo turístico, sólo invitaba a ser lugar de paso para poder visitar la joya del parque Nacional de los Glaciares, el dinámico glaciar Perito Moreno.

DSC_0296541308118DSC_0323-2119852608
Poder ser testigo de semejante suspense y emoción al contemplar el azulado glaciar Perito Moreno no tiene precio. Aunque ya no me resultó difícil hacerme pasar por argentina y ahorrarme 60 pesos, hubiese pagado lo que fuese para ver ese espectáculo.DSC_0327-1428560646DSC_0340-1518667389DSC_0326-1385308581
No hay palabras. Es uno de los fenómenos de la naturaleza que uno no puede dejar de visitar en esta vida. Con una extensión de hasta 35 km de largo, 5 de ancho y 60 m de alto, lo más excepcional de este glaciar es su avance de hasta 2 m al día. Además de el desprendimiento constante del hielo, resulta que es uno de los pocos glaciares del planeta que se considera “estable”.DSC_0366502001018DSC_0416-1318313903
Estuvimos horas en el mirador, contemplando el glaciar y esperando escuchar algún crujir del hielo. Por suerte, pudimos presenciar un desprendimiento de un pico de hielo. Escuchar el enorme estruendo que origina al caer al mar es una todo una experiencia existencial.DSC_0364-566170319

DSC_035576884132Después del Calafate teníamos pensado cruzar de nuevo a Chile por la frontera de Cerro Castillo. De nuevo tuvimos suerte y nos dejaron en la frontera.
Ahora llevamos unos 4.350 km recorridos y ya cumplimos un mes viajando, 31 días para ser más exactos. Actualmente estamos en Punta Arenas, el sur de la patagonia chilena. La gente y las vibraciones son cada vez mejores, y el paisaje, aunque es difícil de creer después de este último post es cada vez más y más increíble! Cuanto más bajamos al sur, más fascinante es todo, estamos DISFRUTANDO!!
Les seguimos contando! Muchos saludos a todos/as!!
Abdón y Laura