Cruzando fronteras

Cambio de planes! Volvimos de Puerto Iguazú hará una semana y media, un poco a dedo,un poco en bus.. y a diferencia de la ida,estuvimos un día entero para llegar. Pensábamos pasar la navidad aquí en Santo Tome con el abuelo `el pato` y luego la noche vieja en Open Door, Buenos Aires, con los otros abuelos. Pero el tiempo complicó la salida, ya que estuvo dos días seguidos lloviendo a cántaros, y luego el fin de semana ya no había camiones para viajar. Así que planeamos pasar las fiestas en Corrientes, y después salir para Buenos Aires.
wpid-DSC_1087.JPGA todo esto, el dia de nochebuena nos embarcamos con unos amigos para conocer muy brevemente la ciudad de Sao Borja, Brasil. Cruzamos la frontera sin ningún problema, en 15 minutos ya estábamos en Brasil. Dimos una vuelta por la plaza y descubrimos dos simpáticos monos que brincában por los arboles. El calor era insoportable, estábamos a 40 grados de temperatura. Los comercios abarrotados, las calles más transitadas, y la lengua que se hablaba era lo poco que diferenciaba la frontera.

DSC_1260[1]Volvimos de nuevo a Santo Tomé donde nos esperába un lechón a la parrilla como manjar de nochebuena, y fiesta a ritmo de cumbia al borde del río hasta la salida del sol. Pasada la navidad estuvo lloviendo dos días seguidos y las temperaturas eran notablemente frías. Al ver que ya no llegábamos a Buenos Aires para fin de año decidimos ir hasta Paraguay, ya que después de haber ido hasta Iguazú sin visitar Ciudad del Este se nos trató de `boludos`. Obvio, al saber que era conocida como centro de mercancías de contrabando, lo que le ha granjeado el apodo de supermercado de Sudamerica, nos arrepentimos bastante. DSC_1144[1]DSC_1148[1]Por este motivo decidimos ir hasta Encarnación, Paraguay, a unos 155 Km de Santo Tomé. Encarnación es considerada la ciudad mas atractiva de Paraguay, y retiene un cierto ambiente provinciano. Nada que ver con lo que nosotros vimos… esta claro que nosotros solo paseamos por la ruinosa zona baja, pero la forma de ser de los paraguayos tampoco invitaba a visitar mucho mas. Nos encontramos con personas vulgares e irrespetuosas, que nada mas subir al bus para cruzar la frontera discutieron con el conductor por no querer pagar, diendo un bolsazo en la cabeza de este que hizo que pararan todas las comunicaciones del puente por ambos lados.

DSC_1154[1]

De forma que tuvimos que esperar como dos horas para poder cruzar la frontera. A pesar de eso y de los insoportables vendedores que no dejan de engatusarte con descuentos y ofertas, el resto nos fue bastante bien. Fuimos y volvimos a dedo el mismo dia, e hicimos unas pequeñas compras imprescindibles para poder seguir el viaje.

DSC_1298[1]DSC_1312[1]DSC_1324[1]Después de pasar una noche vieja muy diferente en Santo Tomé, decidimos volver a Buenos Aires, cómo no, a dedo, junto con la hermana de Abdón. Salimos a las 7 de la mañana con 910 Km por delante. DSC_1326[1]Llegamos a ir con 10 autos diferentes, donde conocimos a gente extraordinaria como el camionero Raúl Romero, que nos hizo el viaje mucho más corto con sus historias sacadas de una típica película argentina,…cómo nos reímos!! O el personaje Emanuel, que se juntó con nosotros durante un buen tramo del viaje,.. Sebastián, quien nos levantó con su Dodge Ram, Esteban,..y muchos otros más. Gracias a todos ellos porque hicieron que llegáramos a Open Door en un tiempo récord!

Actualmente estamos instalados en Open Door, donde organizamos bien todo el viaje para el sur.

DSC_1323[1]DSC_1333[1]DSC_1338[1]